La zona de confort

Es el lugar que no nos permite arriesgarnos y nos conformamos con lo que nos fue impuesto.

La zona de confort.

¿Qué es la zona de confort?

Es un lugar donde se vive desde una falsa comodidad, viviendo o sobreviviendo de acuerdo a las expectativas, requerimientos, creencias y necesidades de otros, es entregar el control de tu vida, de tus emociones, de tus gustos o desiciones a alguien, o algo, que no eres tu, ese alguien no conoce tus necesidades y no esta obligado a conocerlas, porque él, ella, o lo que sea, tiene sus propias necesidades y su propia naturaleza, es lo que es, pero tu si estas obligad@ a saberlo.

Esto sucede por un sistema de creencias obsoletas e ineficaces que se fueron desarrollando a lo largo de tu vida. Hasta que tarde o temprano pasa lo contrario, de pronto, vivir así se vuelve cansado, incomodo, pesado y molesto. ¿Porqué se vuelve molesto? porque el poder de tus emociones, acciones, gustos y desiciones sólo dependen de ti, pero a veces, es más fácil responsabilizar a otros que hacernos responsables de nosotros mismos. La zona de confort tiene su “recompensa” oculta. Aunque pases por la vida en automático, victimizándote, reaccionando y actuando de acuerdo a las respuestas, creencias, necesidades y expectativas de otros, por no tomar elecciones y desiciones propias, tal vez llegue ese momento desagradable.

Y tal vez te encuentres con la pregunta ¿qué es más molesto, decidir por mi o aceptar lo que decidan por mi? esto requiere un poco de consciencia. Salir de la caja o de la zona de confort, es moverse, es hacerte responsable, de ti, de tus acciones, acertadas o equivocadas, sin buscar culpables, por la situación que sea, pasada, presente o futura. Esto incluye abrazar y aceptar tu historia de vida completa. Es ver y reconocer lo que has vivido, sufrido y padecido sin juzgar o juzgarte, con responsabilidad y amor propio, para dejar de esconderte y dejar de actuar como una víctima más, sosteniéndote únicamente de lo que es verdadero en tu vida, tus fortalezas y talentos, ellos siguen ahí aunque los hayas ocultado, tapado, disfrazado, escondido, sólo los guardaste temporalmente y sin darte cuenta.

Salir de ahí, implica dejar ir la creencia de que no puedes o no sabes cómo resolver un problema, del tipo que sea. Los problemas suceden para recibir una lección, son una oportunidad de mejora, si nos damos la oportunidad de verlos así, si no, de uno u otro modo el problema se repetirán, y repetirá, hasta que se logre ver y aprender la lección.

Se llega a la zona de confort por miedo, un miedo propio e impuesto por la experiencia en el desarrollo de vida, miedo a no equivocarse y comprobar de nuevo, que no somos suficientes o capaces, cuando en realidad todos venimos a ser reprobados, a vivir errores, equivocaciones, malas desiciones, para así entender que eso no nos definió, que somos más que eso. Enterapia podrás reconocer todo esto y más, la vida es un ensayo constante, es probar y errar para aprender.

Cuando decides moverte de la zona de confort, estando Enterapia se trabajan 4 acciones fundamentales: reconocer+aceptar+aprender+soltar, por medio de este ejercicio profundo terapéutico y amoroso contigo mismo, se obtiene el descubrimiento más grande que todo individuo debe tener en su vida, autoconocimiento y reconocimiento propio, ese que te empodera porque no proviene de nada, ni de nadie externo, sólo de ti mismo.

¿Para qué salir de la zona? Al final de la vida, sólo somos un cumulo de experiencias trascendidas o no, venimos a vivirlas para poder reconocer nuestras capacidades infinitas como seres humanos, amando, disfrutando, creando, compartiendo, construyendo, para tratar de hacer y de ser la mejor versión de nosotros mismos, cada día.

Cuando no nos damos la oportunidad de probar, para salir de ahí, por miedo a vivir de otra manera… por miedo al que dirán… por miedo al rechazo… por miedo a fracasar… Limitamos nuestra vida, las experiencias y las grandes lecciones para visualizar los propósitos reales de vida.

Enterapia se puede trabajar, para trascender y vivir con plenitud.

 

1 comentario en “La zona de confort

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *